Firmado un contribuyente

Ya hace unos días que el gobierno, aplicando medidas correctoras, recortes, medidas de ahorro y reducciones de gasto publico de acuerdo a la misión que los electores españoles les encomendamos y para lo cual pusimos nuestro voto en la urna, redujo el sueldo a todos los funcionarios españoles.

Esto, como no podía ser de otro modo escuece, y mucho.

Y como el niño que le pide a papa que le quite un diente flojo con la ilusión del Ratoncito Pérez, llegado el momento de la verdad, cuando ve las manos del padre cernirse sobre su boca, se asusta, se echa atrás y ya no le mola tanto lo del ratón. Sabe que su padre lo tratará con el máximo cuidado pero ve que llega lo doloroso y pasa.

Del mismo modo, los españoles pedíamos que nos arreglaran el destrozo del PSOE. Lo pedíamos a gritos, yo estuve allí y lo vi, estuve celebrando la derrota de Zapatero y Rubalcaba, junto a miles. Y presencié la advertencia de Rajoy “se acercan tiempos duros“. Y como el niño del diente dije a gritos que, adelante, solo podía pensar en arreglar el destrozo. Y ahora, que papa cierne su dedo sobre mi para arrancar la pieza, ahora, que veo como el gobierno aplica la tijera para arreglar el destrozo con toda la delicadeza posible pero sin miramientos, ahora, como el pobre niño, ¿nos echamos atrás asustados?.

Señores funcionarios, ¿que creían?. ¿Acaso pensaban que se iba a poder reparar la herida manteniendo sus insostenibles privilegios? ¿Creían ustedes que todo el sector privado, que llevaba sufriendo recortes, reducciones, aprietos, y… hasta despidos, -Si señores, despidos, no tengo claro que sepan que significa, pero pasa. -desde 2008 iba a asumirlo todo? ¿Pesaban que el sector privado iba a soportar el 100% de la carga, como casi siempre?. ¿Suponían que esto lo iban a arreglar con cuatro ERE y listo? No, señores funcionarios, ustedes, su sector es parte del problema, una gran parte. Y como parte del problema han de ser reparados.

Algunas medidas de reparación ya se aplicaron desde el cambio de gobierno. Y si bien no los vimos voceando por las calles porque la insolidaridad con sus aspirantes a colegas, que les caracteriza impidió las protestas, la medida existió y de hecho es para mi la más dura de las posibles, ya que consiste en la erradicación temporal de su sector mediante la paralización de convocatorias de empleos públicos. Ustedes no protestaron porque no les importó un pimiento, porque son cortoplacistas con su profesión, pero si lo piensan detenidamente cuando se jubilen ustedes, de seguir esto así por entonces, dejará de haber funcionarios. No pasará nada porque la gestión privada, salvo casos muy concretos, lo podrá manejar, no se si mejor, pero sí mucho, muchísimo, infinitamente más barato.

Otra medida de reparación, esta más crucial que las demás si cabe, sería eliminar la vitalidad de sus cargos y puestos de trabajo. Piénselo bien, si mañana cuando acudan a su puesto de trabajo se encuentran con que alguien puede pedirles que entren en su despacho para comunicarles que están en la calle, piensen. ¿A que cambiarían muchas cosas? ¿A que les empezaría a preocupar más su productividad sin que esta les sea remunerada? ¿A que empezarían a prestar más atención a su trabajo y a que no existieran errores en el? ¿A que se preocuparían ahora más, de la opinión que sus clientes, osea, nosotros, tuviéramos sobre su trato, servicio, eficacia y profesionalidad? ¿A que se preocuparían de cumplir sus horarios? ¿A que les empezaría a preocupar de si dejan un trabajo bien hecho antes de salir, sea a la hora que sea? ¿A que no se les ocurriría faltar al trabajo por chorradas o incluso sin motivo? Yo creo que sí, y les digo algo, eso que para ustedes sonará a sacrilegio, es el día a día de los que abonamos sus salarios, pagas extra, vacaciones, moscosos, bajas, y demás dispendios que ustedes en su extrema ingratitud se permiten.

Ahora que les recortan sus sueldos y salen a la calle como si se acabase el mundo. Esperan el apoyo de toda la sociedad como si les debiésemos algo. Molestan a los ciudadanos con sus huelgas y manifestaciones quejándose en publico de sus problemas personales.

Estimados funcionarios, SON SERVIDORES PÚBLICOS están al servicio de los administrados, si a mi no me sirve algo para lo que lo he comprado, lo intento arreglar y si no puedo lo tiro a la basura y me compro otro nuevo.

Firmado: Un contribuyente

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s