¡Cierra España!

 

dessin personnel de Jp.negre

dessin personnel de Jp.negre (Photo credit: Wikipedia)

Los guerreros que pueblan hoy nuestro país no visten de ala ancha, capa larga y botas de cuero.  No van armados de pica, mosquete, arcabuz o espada. No libran una guerra contra el infiel, el flamenco, los piratas ingleses o los habitantes de territorios de Ultramar. Los guerreros de la España del siglo XXI no se parecen a los de antaño, pero existen.

Vestidos con su traje súper cuidado porque tiene que durar, con pantalón vaquero y camisa, o con un look de Zara pensadísimo después de cambiar siete veces de opinión y mirando mucho el precio, los guerreros de la España del siglo XXI pelean en otras guerras diferentes, pero pelean.

Sin picas, pero con la misma determinación que antaño hizo falta para mirar de frente, pica en ristre, a la caballería enemiga cargando contra el tercio de uno y no moverse sabiendo que uno podía morir pero que el grupo vencería. Sin arcabuz pero con la misma valentía que hacía falta para disparar y recargar una y otra vez, mientras veías a los demás caer a tu lado y sabiendo que quizás el próximo perdigón  llevaba tu nombre. Sin espada pero con la misma pericia que hizo falta para abordar un navío enemigo y, sabiéndose en territorio completamente hostil, desenvolverse con soltura, sin embargo y a pesar de las heridas recibidas ofrecer cara la vida y pagar con sangre la victoria.

Estos guerreros de la España de este siglo, han peleado y pelean en guerras muy distintas a las de antes. No se lucha en Ultramar, sino en territorio patrio, los guerreros de hoy día, son una tropa irregular formada por todos los españoles que cada mañana se levantan de la cama con la firme determinación  de empujar otro poquito para sacar adelante a sus familias, sus carreras, sus proyectos, sus empresas y en definitiva este país. Porque España es un Territorio, una Nación y un Pueblo, pero sobre todo es la vida de cada uno de los españoles que la habitan.

Ahora, cuando parece que se atisban pequeñísimos indicios de que lo peor se está acabando, estos fieros guerreros de start-up en plena crisis, de madrugón habiendo llegado a casa ayer a las tantas de la “ofi”, de pelea diaria contra el sistema burocrático y el fisco para conseguir sacar al menos lo justo del rendimiento del trabajo. Estoicos combatientes del atasco de una hora al volver a casa, porque a cuatro paniaguados les ha dado por montar la enésima “mani” y cortar dos o tres calles principales. Guerreros de sobremesa amargada por la noticia de corrupción política en el telediario de cada maldito día. Que luchan en un campo de batalla injustamente elegido por el periodista de turno, que con ánimo torticero y maquiavélica ansia por vender periódicos, decide pintar la realidad como mejor le conviene a él o al que le paga.

Guerreros que han visto con cara de impotencia como el dinero de sus impuestos era invertido sin miramientos en subvenciones a industrias ruinosas como el Cine Español, o con fines benéficos que en realidad ocultaban el lucro de algún amigo partido político o sindicato, o para sustentar a miles de inmigrantes que se han aprovechado de las bondades del sistema sin arrimar el hombro, o en personas jóvenes y sanas y en edad de trabajar que estafan al sistema a costa de aquellos “caídos en combate” que engrosan justamente las listas del paro y que sí quieren trabajar.

Guerreros que muchos son soldados y policías, que se juegan el pellejo día a día, fuera y dentro de España en guerras que se dice no son tales, y que son tratados con total falta de respeto por el Gobierno y muchos compatriotas, y que tienen que ver, junto con el resto de españoles, como engolados juristas de tribunales extranjeros ponen en la calle a asesinos y terroristas  que tanta sangre a costado encerrar. O que se ven obligados a soportar a sindicalistas de mariscada y barricada y a sus compinches de movimiento pacifista y adoquín en la recámara.

Todos estos guerreros que habitan la España del siglo XXI, ahora que se empiezan a apreciar indicios de una futura victoria tras la larga batalla, son los que de verdad lo han logrado. A pesar de gobiernos de mentira y brote verde, a pesar de presidentes de tibia respuesta y palabra laxa. Por encima del parásito independentista con su afilado colmillo de impúdico ánimo de lucro, que muerde con fuerza uno de los pilares básicos de España, la indisolubilidad del Territorio Nacional y lo quiere arrancar con vorazes sacudidas de exaltación de ánimos y con el veneno de la ingeniería histórica y social.

Guerreros que además de vencer lo han hecho con solemne e inquebrantable paciencia, lejos de revueltas y disturbios que sí han visto otros países.

Porque estos guerreros, no se parecerán en nada a los que antaño lucharon por España, pero sí que tienen una cosa en común con los antiguos. Y es que, como reza el himno de la Infantería Española <<noble y fiel infantería, que por saber morir supo vencer>> tanto los guerreros de antes como los que tenemos hoy luchando aquí, comparten la razón de su éxito, su capacidad de aguante infinita y su determinante forma de sobreponerse al sufrimiento en silencio y seguir adelante. Este es el secreto de que  España haya salido adelante y no otro.

Abierto

Abierto (Photo credit: millo alpha)

Gracias a todos los guerreros del trabajo diario y la constancia, gracias a los nuevos empresarios que os habéis lanzado a emprender a pesar de la que os estaba cayendo. Gracias a los que habéis ido día a día a vuestro puesto de “combate” a pesar de la precariedad de sueldos, o de el escaso rendimiento de los frutos de vuestro duro esfuerzo  que os dejaban a fin de mes los impuestos. Gracias a las familias que con su incomparable poder, han servido de sustento donde el Gobierno ha fallado, para mantener a los parados y mal pagados y cubrir las necesidades mínimas para vivir de sus miembros. Gracias a los dueños de las PYMES y pequeños negocios que no habéis dudado en abrir cada día y en mantener el pabellón alto y los puestos de trabajo operativos a pesar de los impagos de las tramposas Administraciones Públicas, a pesar de los banqueros de traje verde y sombrero de copa, que prestaron sin miramientos su oro al final del arco iris y se lucraron con el rendimiento de su grotesca inversión, para luego mediante artificios y hechizos a base de oscuras clausulas suelo, preferentes, fondos grieta, cola de rata y ojos de rana, transformar sus sonrisas de duendes de la felicidad en dentaduras amenazantes de ruina y expediente de regulación de empleo.

Gracias a todos y seguid peleando que hay mucho por hacer pero al final esta nación vencerá.

¡CIERRA ESPAÑA! -O en el siglo XXI, más bien ¡Abre España!-

A los papis del 25A Ocupa el Congreso

Queridos papás de anarquistas y rebeldes,

 

Esta noche, una serie de inadaptados y acabados sociales han decidido que la mejor forma de demostrar al mundo que existen es establecer un cerco a Las Cortes Generales, sede de la Soberanía del Pueblo Español.Eso, inevitablemente conlleva que el resto de españoles, de a pié disfrutaremos de imágenes de nenas y nenes con la boca rota, el ojo morado o la cabeza abierta.

 

¿No se os ocurrirá, queridos papis, salir indignados en los medios diciendo lo bárbaros que son los miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado por haber hecho daño a vuestros hijitos e hijitas?

 

Mirad que ya os lo estamos diciendo, y que luego os sienta muy mal cuando gente como yo contesta vuestra indignación con satisfacción por el buen hacer de la policía protegiendo la palabra del pueblo de las ideas fascistas de vuestros retoños.Papis y mamis, tenéis ahora una oportunidad inmejorable de coger a vuestro niño o niña, o niñato o niñata y mandarles esta tarde a la Biblioteca Nacional, que no les queda lejos del Parlamento, a leer algo de Historia de España que les sirva para entender que lo que están haciendo es grave, y que pueden salir mal parados. O si no queréis que lean, simplemente pegarles un bofetón o dos, de los vuestros, de los que no hacen sangre, y explicarles que salir a amenazar a todo un país no es cosa buena y que te pueden pegar de verdad. O si sois de esos que creen que con un hijo tonto se puede razonar, limitaros a encerrarles en el cuarto.

 

Pero no vengáis mañana con los lloros de anarko-papi sufridor, y de indignado de cóctel-molotov, porque los idiotas que vayan al Parlamento esta noche a liarla ¡NO NOS DAN PENA!

 

Fdo. El que dijo la otra vez, que a tu hija con la cabeza rota, lo que tendrías que darle es otro par de bofetonessegún llegó a casa y no consuelo en YouTube.

Vestido para matar, de un disgusto

¿Que está pasando en España? Cada vez le resulta a uno más difícil ver señores bien vestidos por la calle. No hablo de caballeros con ropajes caros y de buena confección, de esos siempre ha habido pocos pues la ropa buena es cara y no muchos se la pueden permitir. No, me refiero a hombres bien vestidos, cada uno a su estilo pero vistiendo prendas adecuadas a la situación y correctamente combinadas.

Desconozco quien o que ha hecho pensar a los varones de España que abrir el armario y calzarse lo primero que se pilla y salir con eso a la calle es aceptable. Pero el hecho constatable es que no es extraño estar tomando una cerveza tranquilamente en una terraza y percatarse de que, salvó honrosas excepciones, entre las que por supuesto me incluyo, el camarero es el mejor vestido de entré los hombres del lugar, y eso que viste pantalón negro y polo blanco.

Verán ustedes señores. Un hombre, al igual que una mujer, dice mucho, muchísimo por su aspecto. Y en muchas situaciones, lo dicen todo. Siempre digo a mis amigos que yo, para viajar voy bien vestido, procuro llevar americana y zapatos de vestir. Soy un firme convencido de que en situaciones extremas durante un viaje un hombre bien arreglado lleva ventaja al gañan de camiseta. Si, por ejemplo, sufro un accidente aéreo y tengo la fortuna de sobrevivir. ¿En quién se fijaran antes los servicios de emergencia? ¿En el menda de la camiseta o en el señor de la americana? Ni lo duden, el de la americana sale antes de la campa en ambulancia que el otro. Y eso es así.

Sin embargo hoy en día cada vez más desaliñados se apuntan a lo de viajar cómodos. Camisetas, chandales, pantaloncillos de lino, bermudas, bambas, zapatillas de deporte, babuchas de diversas formas y colores, sandalias varias y equipaciones deportivas de diversos equipos de fútbol, campan por sus respetos en estaciones, aeropuertos y gasolineras y nadie hace nada por evitarlo.

Yo tengo una máxima, comodidad y elegancia son antónimos para los hombres, como sexy y cómoda lo son para la mujer. O al menos hasta que uno se “educa” el cuerpo a vestir elegante. Y el que venda otra cosa está engañándoles.

Llegados a este punto no podemos avanzar sin mencionar un catálogo de prendas masculinas que necesariamente tendríamos que erradicar del planeta, a saber:

Los pantalones “pescarranas”. Miren ustedes, admiro a Rafa Nadal y los logros y honores que se ha traído a España, hay pocas cosas más bonitas en el mundo que la cara de un francés mientras suena el Himno Nacional de España en Roland Garros justo antes de que Nadal muerda el asa de la Copa de los Mosqueteros. Pero lamentándolo en el alma la primera vez que Nadal vistió esos pantalones de Nike a media pantorrilla debiose de haberle sacrificado junto con toda la familia del diseñador de la marca que engendró tal calamidad. Ahora es tarde, la epidemia se ha extendido sin remedio.

La camiseta de asillas, que sirve para que el sobaco del desalmado que la viste, apeste a toda la población y no solo a su familia.

Las sandalias. ¿Es que no les suena el refrán, Eres más feo que un pie? ¿Pero qué les ha hecho pensar que el suyo es bonito?. Estimado señor, los pies de un hombre, salvo en contadas ocasiones deben de estar debidamente vestidos con dos prendas, a saber: Calcetín, que aprovecho para decir que es aquella funda de tela preformada que cubre desde debajo de la rodilla hasta el total del pie. Cualquier cosa más corta permitiría que los demás veamos sus pelos al cruzar las piernas, lo cual no es nada deseable, ni normal. Y zapato, esto es una prenda que forre el pie en toda su totalidad, y a ser posible con punta no cuadrada y del largo adecuado al pie. No por tener el zapato más largó, su hombría destacará más. La correlación largó pene/pie es una teoría ampliamente denostada.

El zurrón. Esta prenda es designada de diversas formas. Unas peyorativas “mariconera” otras justificantes “organizador masculino”, algunas distractoras “bandolera” y otras normalizadoras “bolsa de costado”. Se le llame como se le llame esta prenda es una calamitosa aportación de la estética a lo Daniel Boone a la mermada elegancia de la moda masculina. Al qué la porta, sea cual sea su justificación, sólo le falta un gorro de mapache para completar el ridículo atuendo. El zurrón, constituyo durante mucho tiempo parte de la uniformidad militar, pero como hoy día no se utiliza ya la fusilaría de posta que requería llevar pólvora, munición y mecha, usted puede prescindir de el zurrón. Un señor lleva sus cosas, en la mano, en el bolsillo o a lo sumo en el bolso de su mujer, si le dejan. Pero no se cuelga macutos orteras del hombro por mucha parafernalia que haya de llevar -lo dice un fumador de puros. -Si un hombre va por ahí con zurrón lo más digno que puede hacer con él es usar la bandolera para ahorcarse.

Para finalizar no dejaré pasar un comentario a los pantalones cortos o bermudas. Estas son prendas aceptables, siempre que se lleven bien conjuntadas y, sobre todo, en la situación apropiada. Aquí mi postura es inflexible, donde no haya costa a menos de 15km no proceden. De noche ni siquiera habiéndola. Salvó que uno este abordo de una embarcación y la etiqueta del capitán lo permita. Cualquier otro uso que se haga de esta prenda supone automáticamente equipararla a los “pescarranas”. En verano, y como sustitutivo del bañador allí donde exista la posibilidad de tomar un baño, también es correcto el uso de bermudas. Fuera de estas situaciones lo más digno que puede hacer un hombre para llevar pantalón corto es seccionase las piernas por debajo de la rodilla.

Acabo con seis ideas claras:

1.- Las prendas de deporte, sólo para hacer deporte

2.- La camiseta, sólo es aceptable en contadísimas ocasiones, puede que 2 o 3 al año. Y si dudas no te la pongas

3.- Decathlon SOLO vende ropa deportiva, repito SOLO vende ropa para hacer deporte.

4.- A pesar de lo que te hayan dicho, lo importante no es sólo lo de dentro. Si espantas a la gente con tu aspecto, no darás lugar a que conozcan lo de dentro.

5.- Recuerden, una sociedad que aspira a crecer ha de igualarse por arriba, no por abajo.

6.- Si al leer esto te ha molestado, es señal inequívoca de que has de corregir tu forma de vestir.

¿Independencia de Cataluña? Cuanto antes por favor

Los españoles deberíamos convocar un referéndum para darle la independencia a Cataluña.
Seguro que prosperaría, y el resultado sería algo así:

Cataluña se convertiría en un Estado independiente, como es hoy Túnez o Marruecos. No pertenecería a la Unión Europea, ya que, para ello, tendría que solicitar formalmente su adhesión y cumplir con los requisitos previos; esto podría durar años. Además, España tendría que dar el visto bueno para su entrada, y, podría oponerse durante más años todavía. Tendría su moneda propia que podría ser el “catalino”, por poner un ejemplo.

Estarían separados de España y de Francia por una frontera bien definida, controlada por Aduanas, o por los antiguos fielatos, donde tendrían que pagarnos los correspondientes aranceles.

Como no pertenecerían a la Unión Europea para conseguir cualquier mejora en sus relaciones con Europa tendrían que obtener el apoyo de España. Su moneda tendría un cambio flexible con el euro y probablemente se devaluaría con lo que, para evitar una inflación importada, tendrían que trabajar más que ahora, pagar más impuestos que ahora y ser más pobres que ahora.

Los españoles allí residentes tendríamos pocas diferencias con el trato discriminatorio que recibimos hoy. Al estar en un país extranjero tendríamos que educar a nuestros hijos, como ocurre hoy, en catalán. Y si quisiéramos montar negocios, como ocurre hoy, tendríamos que hacerlo en catalán, o sea, que para nosotros los españoles habría poca diferencia con lo que nos ocurre hoy. Pero su trato hacia nosotros mejoraría porque les aportaríamos nuestra divisa, los euros. Y siempre al cambio saldríamos ganando.

Para poder renovar su actual Carnet de Identidad español, los catalanes tendrían que demostrar que tienen una residencia fija en España y que pagan sus impuestos en España. Lo mismo les ocurriría con el Actual Carnet de conducir español, la tarjeta de la Seguridad Social , etc. Incluso les podríamos pedir Visado de entrada cuando quisieran hacer turismo en España.

Nosotros, el resto de los españoles, nos ahorraríamos todo el coste que hoy nos cuesta su Seguridad Social, sus pensiones, su paro, sus vacaciones, etc. Y lo mismo con lo que nos cuesta hoy mantener a los inmigrantes que ahora residen allí, que cada vez son más numerosos, sobre todo los que provienen de países árabes.

Todos los que tenemos el dinero en alguna entidad de allí, podríamos depositarlo en el Santander, o el BBVA o Caja Madrid, que al final revertiría en la empresas españolas; por no hablar de las participaciones que tiene las entidades financieras catalanas en las principales Compañías españolas, habría que obligarlas a devolver las acciones ya que, al no pertenecer a Europa, el gobierno español podría “nacionalizar” las mismas.

Nos ahorraríamos todo lo que hoy nos cuesta la cantidad de Diputados y Senadores catalanes que nos desprecian. Sus viajes en primera a Madrid, sus estancias en hoteles de lujo, sus dietas, sus vacaciones, sus sueldos millonarios de por vida, sus guardaespaldas, sus comilonas, etc. Y serían sustituidos por Diputados y Senadores españoles que trabajarían por España. Nos ahorraríamos los traductores que ellos nos exigen, cuando solo por buena educación deberían hablar en español, idioma en el que todos nos entendemos. También ahorraríamos en las “embajadas” que tienen por todo el mundo. Dejaríamos de pagar a los Mozos de Escuadra que, por si no lo sabes, no los paga la Generalidad , sino el Ministerio del Interior, como a los Policías y a los Guardias Civiles, sólo que les paga más.

Los ríos que nacen en España y luego entran en Cataluña podrían ser desviados para regar zonas secas de España, y no como ocurre ahora que hay que pedirles permiso para hacerlo así y que siempre lo deniegan. Además podríamos construir un buen pantano en el Ebro en la provincia de Zaragoza y convertir en regadío el desierto de los Monegros.

El cava se lo pueden meter por el culo, ya que tendrían que pagar impuestos a la exportación, y no olvidar que el 80% del cava catalán se vende en el resto de España. Nosotros no tendríamos inconveniente en tomar champán francés (que con los impuestos saldría por el estilo de precio) o la buena sidra asturiana , que fresquita está de muerte, y los asturianos son unos chicos muy majos que se sienten orgullosos de haber iniciado la reconquista desde Covadonga.

Si necesitaran dinero para hacer carreteras, para ampliar sus puertos y sus aeropuertos lo podrían pedir prestado a España, claro que, pagándonos los correspondientes intereses y gastos. Podrían tener su selección de fútbol, y el Barca jugaría la liga con el Nastic, el Reus y el Sabadell, así generaría buenos ingresos para futuros fichajes. Además, ganaría siempre la liga, ya que no tendría rival. Lógicamente Messi, Pujol, Busquets, Xavi, Iniesta, Valdés, Pedrito, Alves, etc. buscarían equipos más competitivos en España o Italia, pero esto, a los catalanes de pro, no les importaría mucho, lo importante sería “sus señas de identidad”.

Pero por encima de todo, los españoles, nos liberaríamos de una buena cantidad de gente que nos desprecia, de políticos que solo piensan en su tierra, y de un montón de gente que nos usa según lo que les conviene y que muchas veces lo hacen con el dinero de los impuestos que pagamos el resto de los españoles.

Será divertido verles allí macerándose en catalanismo. Y cómo, mirándose unos a otros, descubrirán con asombro lo pequeños que son al no pertenecer a España.

Cataluña tendría entonces la dimensión que le corresponde. La de un País de paletos provincianos.

Robín Hood viaja en business

El conocido progre Sánchez Gordillo famoso por abanderar el comunismo mas exacerbado mientras no sea su culo el que lo soporta, -Sus frecuentes viajes a Cuba los hace en primera como un señorito, a costa de los impuestos agenos en forma de subvención en calidad de sindicalista o directamente en calidad de alcalde -Decidió el otro día, junto a otra serie de cuatreros de igual calaña asaltar una serie de supermercados para regalar el botín a los bancos de alimentos. Esto es lo que los fascistas de izquierdas denominan acción protesta aunque en mi pueblo le llamamos robar a manos llenas. En mi pueblo, y en el del Ministro de Interior al parecer, ya que se ha cursado orden de arresto contra esta manada de chacales del pillaje y con un poco de suerte, estos mismos iluminados pueden acabar viendo por dentro alguna prisión.

Esto es un suceso que tiene más de cómico que de otra cosa, ya que los mastuerzos de izquierdas que pensaron esto no dan para mucho más, los bancos de alimentos por supuesto han rechazado la comida y como ya no es Rubalcaba ministro de interior se va a hacer justicia. Lo grave amigos, y el motivo de mi post es que mirando las páginas del www.ideal.es un periódico de Granada, veo con asombro que muchos lectores no solo no se llevan las manos a la cabeza y se avergüenzan de la acción de un correligionario de sus mismas ideas sino que la justifican. No doy crédito.

¿Como es posible que alguien en su sano juicio justifique el circo del payaso Sánchez Gordillo? Pero si abochorna hasta leerlo en el periódico.

Una buena mañana, cuatro o cinco vagos de tomo y lomo se sientan en un bar a tomarse el “cafélico” y deciden entre todos que sería una magnifica idea asaltar la propiedad privada y robar a manos llenas para donar el botín a una institución benéfica, la cosa sería más “noble” aun porque solo robarían productos de primera necesidad. No entraré a discutir lo que esta gentuza del chupar del bote puede considerar de primera necesidad, habría que preguntar al del banco de alimentos si no les llevaron cajas de habanos fabricados en Cuba a golpe de látigo y amenaza, marisco del que todo buen sindicalista no prescinde en sus cenas de a 1.300 papeles el cubierto o vete tu a saber si hasta coca comprada a algún amiguete de la Junta de Andalucía que trafica para complementar su multimillonario sueldo publico.

El caso es que tienen esa idea y entre todos los presentes nadie protesta. Nadie se levanta y dice, -Señores, a ver si esto va a ser mala idea. -Y van y ejecutan su plan, con la prensa delante, lo sé porque hay fotos, como los niñatos analfabetos que graban sus trastadas en su móvil asegurando se de que queden sus “hazañas” bien registradas para así facilitar las cosas a la policía.

Y después de todo eso, un sorprendido lector como el que suscribe, que apenas da crédito a la noticia, pasa de refilón por los comentarios de ustedes y comprueba atónito que, ¡existe banda que justifica el esperpento! Efectivamente, aquí no cabe un tonto más.

¡Hasta los…!

Transcribo aquí una carta que me ha llegado. La escribe un anónimo y cansado oficial de la Armada. La suscribo hasta la ultima coma.

Tienes todo mi apoyo…

“Dejad de reíros de nosotros, cabrones”. A las órdenes de todos mis superiores y un saludo muy cordial a todos.

Estoy hasta “los mismísimos” de estos mamarrachos que tenemos por gobernantes.
Yo no me llevé el dinero de la banca, yo no me llevé el dinero de la construcción y ahora sí tengo que pagar el crédito a los bancos, y pagar indemnizaciones a empresarios, partidos políticos, sindicatos, sueldos y dietas a políticos corruptos e ineficaces. Yo no estoy cabreado; estoy furioso y ya no aguanto más.

Tengo 54 años mujer y cuatro hijos de los que tres continúan a mi cargo. Llevo desde los 20 trabajando, soy Capitán de la Marina Mercante, Capitán de Corbeta de la Armada, Piloto Naval de Helicópteros, tengo 3.100 días de mar, 2.300 horas de vuelo, he estado en los conflictos de Yugoslavia, Albania, Líbano e Irak , separado de mi familia una gran parte de mi vida y no tengo ni un piso en propiedad y tengo un coche que tiene 240.000 km y 11 años y que echa más humo que las baterías de cock de Ensidesa en su tiempo.
¿Pueden decir toda esta ralea de hijos de mala madre de políticos salvadores de la Patria lo mismo?, ¿he despilfarrado?, ¿he malversado?, ¿he robado? O será que con mi sueldo y mis 16 cambios de residencia motivados por cambios de destino, no me lo pude comprar porque no tenía para pagar deforma honrada una renta y una hipoteca. Y ahora me quita el de la Moncloa la paga extra (que es con lo que pago lo Reyes de mi familia) para pagar yo el enriquecimiento de políticos ineptos, ladrones y corruptos, constructores y banqueros.
La frase de estos arcabuceros de baja estopa es que “lo manda Europa”. ¿Quién coño es Europa?, políticos de mierda, sinvergüenzas, gente execrable, sátrapas indeseables, si no os importa vuestra Nación que es España a la que no dudáis en esquilmar, ni dejar en manos de nacionalistas separatistas, terroristas y demás gente despreciable siempre que vuestros votos y prebendas se conserven, ¿cómo coño os va importar lo que diga Europa?, la Torre de Babel de muchas naciones que nos llevamos dando palos durante milenios.
¿Acaso dice Europa que haya más políticos que en ninguna parte?, ¿acaso dice Europa que haya diecisiete gobiernos de ladrones ineptos e ineficaces excepto para robar?, ¿acaso dice Europa que se paguen indemnizaciones millonarias a banqueros especuladores e ineptos?, ¿acaso dice Europa que se paguen sindicatos politizados y partidos políticos? Dejad de reíros de nosotros, cabrones. Esto es lo que yo siento en este momento y aunque no lo digan abiertamente, porque a lo mejor no son tan temperamentales, sí que son muchos los que lo piensan pues están en mis mismas circunstancias.

Un fuerte abrazo a todos y perdonar el desahogo, pero como sois todos amigos me sabréis disculpar y comprender.

20120725-204251.jpg

Firmado un contribuyente

Ya hace unos días que el gobierno, aplicando medidas correctoras, recortes, medidas de ahorro y reducciones de gasto publico de acuerdo a la misión que los electores españoles les encomendamos y para lo cual pusimos nuestro voto en la urna, redujo el sueldo a todos los funcionarios españoles.

Esto, como no podía ser de otro modo escuece, y mucho.

Y como el niño que le pide a papa que le quite un diente flojo con la ilusión del Ratoncito Pérez, llegado el momento de la verdad, cuando ve las manos del padre cernirse sobre su boca, se asusta, se echa atrás y ya no le mola tanto lo del ratón. Sabe que su padre lo tratará con el máximo cuidado pero ve que llega lo doloroso y pasa.

Del mismo modo, los españoles pedíamos que nos arreglaran el destrozo del PSOE. Lo pedíamos a gritos, yo estuve allí y lo vi, estuve celebrando la derrota de Zapatero y Rubalcaba, junto a miles. Y presencié la advertencia de Rajoy “se acercan tiempos duros“. Y como el niño del diente dije a gritos que, adelante, solo podía pensar en arreglar el destrozo. Y ahora, que papa cierne su dedo sobre mi para arrancar la pieza, ahora, que veo como el gobierno aplica la tijera para arreglar el destrozo con toda la delicadeza posible pero sin miramientos, ahora, como el pobre niño, ¿nos echamos atrás asustados?.

Señores funcionarios, ¿que creían?. ¿Acaso pensaban que se iba a poder reparar la herida manteniendo sus insostenibles privilegios? ¿Creían ustedes que todo el sector privado, que llevaba sufriendo recortes, reducciones, aprietos, y… hasta despidos, -Si señores, despidos, no tengo claro que sepan que significa, pero pasa. -desde 2008 iba a asumirlo todo? ¿Pesaban que el sector privado iba a soportar el 100% de la carga, como casi siempre?. ¿Suponían que esto lo iban a arreglar con cuatro ERE y listo? No, señores funcionarios, ustedes, su sector es parte del problema, una gran parte. Y como parte del problema han de ser reparados.

Algunas medidas de reparación ya se aplicaron desde el cambio de gobierno. Y si bien no los vimos voceando por las calles porque la insolidaridad con sus aspirantes a colegas, que les caracteriza impidió las protestas, la medida existió y de hecho es para mi la más dura de las posibles, ya que consiste en la erradicación temporal de su sector mediante la paralización de convocatorias de empleos públicos. Ustedes no protestaron porque no les importó un pimiento, porque son cortoplacistas con su profesión, pero si lo piensan detenidamente cuando se jubilen ustedes, de seguir esto así por entonces, dejará de haber funcionarios. No pasará nada porque la gestión privada, salvo casos muy concretos, lo podrá manejar, no se si mejor, pero sí mucho, muchísimo, infinitamente más barato.

Otra medida de reparación, esta más crucial que las demás si cabe, sería eliminar la vitalidad de sus cargos y puestos de trabajo. Piénselo bien, si mañana cuando acudan a su puesto de trabajo se encuentran con que alguien puede pedirles que entren en su despacho para comunicarles que están en la calle, piensen. ¿A que cambiarían muchas cosas? ¿A que les empezaría a preocupar más su productividad sin que esta les sea remunerada? ¿A que empezarían a prestar más atención a su trabajo y a que no existieran errores en el? ¿A que se preocuparían ahora más, de la opinión que sus clientes, osea, nosotros, tuviéramos sobre su trato, servicio, eficacia y profesionalidad? ¿A que se preocuparían de cumplir sus horarios? ¿A que les empezaría a preocupar de si dejan un trabajo bien hecho antes de salir, sea a la hora que sea? ¿A que no se les ocurriría faltar al trabajo por chorradas o incluso sin motivo? Yo creo que sí, y les digo algo, eso que para ustedes sonará a sacrilegio, es el día a día de los que abonamos sus salarios, pagas extra, vacaciones, moscosos, bajas, y demás dispendios que ustedes en su extrema ingratitud se permiten.

Ahora que les recortan sus sueldos y salen a la calle como si se acabase el mundo. Esperan el apoyo de toda la sociedad como si les debiésemos algo. Molestan a los ciudadanos con sus huelgas y manifestaciones quejándose en publico de sus problemas personales.

Estimados funcionarios, SON SERVIDORES PÚBLICOS están al servicio de los administrados, si a mi no me sirve algo para lo que lo he comprado, lo intento arreglar y si no puedo lo tiro a la basura y me compro otro nuevo.

Firmado: Un contribuyente