La situación: hace falta otra derecha

aquinocabeuntontomas:

Un análisis claro de la situación de la derecha española y principios de solución para el problema.

Originally posted on ReGeneracionV:

MARCO GENERAL. SÍNTESIS DE LA CIRCUNSTANCIA POLÍTICA ACTUAL

cropped-green.jpg

España afronta un momento grave. Nos afecta una crisis de múltiples facetas, que está conduciendo a un rápido deterioro en cuatro áreas esenciales:

1. Destrucción acelerada de la unidad nacional: las fuerzas que aspiran a romper la integridad de España ganan incesantemente terreno sin que aparezca una tendencia capaz de hacerles frente con eficacia.

2. Deterioro del modelo económico: la crisis global ha agravado los problemas de un país lleno de trabas para su propio desarrollo económico.

3. Corrupción del sistema político: la democracia concebida en 1978 ha terminado conduciendo a una suerte de oligarquía partitocrática donde los ciudadanos cada vez pintan menos, en beneficio de los grupos de poder políticos, sindicales y financieros. La gigantesca y generalizada corrupción económica es sólo una de las consecuencias de este fenómeno.

4. Decadencia de la salud social: estamos a la cabeza de Europa…

View original 683 more words

Razones para dejarse degollar.

Leo las razones que se esgrimen para no unirse a la coalición internacional para luchar contra el Estado Islámico (IS, por sus siglas en ingles) y puedo llegar a entenderlas. Sin embargo de todas ellas hay una en particular que me escama.

Argumentar como razón para no intervenir que nuestro Ejército no está bien preparado, es algo lamentable. España invierte poco en su defensa, esto supongo que es porque invertir en defensa no es popular.

No es un secreto que el gobierno del PP se limita a hacer, dentro de las opciones que Europa (Alemania) permite, lo que es menos malo para la reputación de Rajoy. Esto es así a todos los niveles y nos ha llevado en muchos casos a situaciones que jamás debió permitirse que se fraguasen; Cataluña, Podemos, asaltos al Congreso, invasiones en la valla de Ceuta y Melilla, doctrina Parot, Bolinaga, etc.

Todos estos casos tienen un denominador común. Son situaciones que perjudican a España y los intereses de la mayoría de españoles en beneficio de una ruidosa minoría. ¿Cómo ha podido la minoría triunfar sobre la mayoría? Muy sencillo, porque el árbitro, el que tiene el encargo de velar por los intereses de todos los españoles no ha dedicado su tiempo a eso, sino a velar por sus propios intereses.

Que duda cabe de que si el Presidente del Gobierno hubiese atajado a tiempo y sin dudar a Arturo Mas, hubiese puesto en su sitio a Pablo Iglesias, hubiese reprendido duramente los asaltos al Congreso y los ataques a las instituciones, hubiese sido efectivo y contundente con la situación en la frontera de Ceuta y Melilla, hubiese hecho oídos sordos a los despropósitos de Europa sobre la doctrina Parot y hubiera mantenido la constancia en la persecución de ETA, ahora su reputación, su popularidad estaría por los suelos y probablemente no saldría reelegido, al menos no con mayoría absoluta. Esto es casi una certeza en este país que se deja manipular por las minorías ruidosas y la prensa amarilla e interesada y no valora lo recto, y lo bien hecho para el bien común viviendo en el tópico progre permanentemente.

Pero al mismo tiempo que Don Mariano tendría sus días contados como Presidente, la mayoría de españoles, los del día a día los que pagan sus impuestos, van a su trabajo (el que lo tiene) y cuidan de su familia, viviríamos mucho más a gusto, más tranquilos porque la integridad del país en que vivimos y de las instituciones que lo gobiernan no estaría en permanente tela de juicio. Y eso da tranquilidad al que no aspira a más de lo que el mismo se gane con su esfuerzo.

Alguien podría pensar; ¿Cómo va Rajoy a actuar en contra de sus intereses personales, por muy útil que fuere eso a la Nación? Pues bien señores, no solo eso es justo lo que debería haber hecho el Presidente, sino que es precisamente para lo que se le eligió, y para lo que se le paga (poco, pero puntualmente).

El Presidente del Gobierno tiene el deber de velar por los intereses de los españoles, incluso por encima de los suyos propios y aunque esto suponga descrédito a su imagen y a su reputación personal.

Sucesos como las revueltas y el pseudo golpe de estado del 11M demuestran que la sociedad española es barriobajera y lobuna para con sus  propios principios y valores. Y dejan al pueblo español a la altura del betún como nación. Pero no desmerecen ni en lo más mínimo en la gestión a los Gobiernos que tomaron las criticadas decisiones. España tenía que estar en Irak, tenía que ir a Afganistán, no debió jamás de retirarse de Irak, y ahora tiene que luchar contra el IS y si para ello hay que gastar en armamento y personal bélico se ha de hacer sin demora por feo que sea a los ojos del progre.

Si cuatro son las razones para no combatir al terror musulman, y una de ellas que nuestro Ejercito está bajo mínimos, pues hay que invertir mucho mas en él. En los tiempos que nos ha tocado vivir, la defensa de la Nación Española, -Alandalus como la llaman nuestros enemigos-. No se puede descuidar. ¿Es impopular pagar armas y soldados? da igual Sr. Rajoy, ha de hacerlo y si eso supone su sacrificio político, no importa. Usted está al servicio de España y su carrera es nimia al lado de semejante encomienda. Mal lo juzgará la historia si por timorato consiente que nos ataquen en nuestra propia tierra los terroristas.

Por cada cuatro razones que usted esgrima para no mermar su reputación e ir a luchar junto a nuestros aliados y vecinos contra el enemigo, existen otras diez para hacerlo. Aquí le apunto la primera: NO SER TILDADOS DE COBARDES

Pablo, Pablito, Pablete

Esta mañana revisando los periódicos en el móvil, así como de pasada he dado con este video que La Gaceta ha colgado en su página web. En él, se puede escuchar a Pablo Iglesias decir a las claras que los seguidores de su partido político debían de dedicarse a fabricar cóctel molotov «de los que explotan» porque «todos sabréis fabricarlos» e irse de paseo a tirárselos a la policía en una barricada.

También pide disculpas  a su público por no «romperles la cara a los fachas de Intereconomía» con los que sale en las tertulias en las que le sacan hablando por televisión.

Y finalmente, como fin de fiesta de la  “conferencia” en la que está interviniendo invita a la gente a «irse de cacería por el pueblo» para aplicar a los “fachas” lo que califica como «justicia proletaria»

Uno, ve esto y se enfrenta a diversas emociones encadenadas. La primera, la más inmediata y visceral se definiría con algo como; -¿Pero a quien le vas tú a partir la cara, Pablito? con esa pinta de media mierda que tienes y esa coleta lo que puede pasarte es que te pongan la boca como al niño come moras y te vuelvas a tu comuna con el rabo entre las piernas.

Pero claro, a los pocos segundos tu parte racional, de la que este menda parece carecer, se impone y piensas que eso te situaría a su nivel y que no es forma de proceder en un estado de derecho. Si cada cual fuera haciendo justicia, proletaria o de la verdadera, como le viniera en gana esto sería algo así como Bolivia, Venezuela, Cuba, Argentina o Irak, donde los más fuertes dicen que está bien y que no, y arrasan con los demás y sus derechos.

Bien Pablete, como España no es una republica bananera de esas que tanto admiras, uno no puede salir a la calle a partirle la cara a nadie, ni fabricar artefactos incendiarios o explosivos para matar policías, ni salir a cazar nada que no sean zorzales o perdices. Y si lo haces, lo que la Ley dice es que acabes con tu trasero en Soto del Real a la espera de juicio.

Y así debe ser, y así te interesa a ti que sea. Ten en cuenta que, si aquí se pudiese salir a cazar majaderos, tu careto de mentecato ya estaría hace muchos meses colgado en la pared de algún avezado cazador de tontos. Previo proceso de taxidermia y donación de tu cerebro a la ciencia para que puedan estudiarse las sinapsis neuronales que tienen lugar cuando una mente pare tantas sandeces juntas.

España no acepta lo que tu propones hacer, y si lo haces vas a la cárcel, o deberías de ir, Pero además creo que, el mero hecho de que un personaje público -personajillo en tu caso-, en un acto político diga lo que tú has dicho, debería estar penado. Te pongo un ejemplo:

Suponiendo que en ese acto hay gente que te ha votado. Estableciendo la nada infundada premisa de que por haber votado a Podemos, ya se puede dudar seriamente de las facultades mentales del individuo objeto de análisis. ¿No sería posible que un tonto de los que te escuchan decidiese hacerte caso? ¿Qué sucede si el individuo decide irse a casa, hacerse un cóctel molotov y pasarse por la comisaría más cercana para lanzárselo al primer policía que encuentre? ¿Y si fruto de esa acción muriera abrasado el desafortunado agente? ¿Cabría decir que tú eres solidariamente responsable del acto?

Yo creo que sí, y por eso, aprovechando que en España tenemos desde hace algunos años contemplado en nuestro Código Penal el delito de Exaltación del Terrorismo, pido a las Autoridades que te detengan, te acusen de terrorista y te procesen para luego disolver tu brazo político, Podemos y así se haga justicia, de la verdadera.

Hollywood, terroristas y culturetas

Nadie va a negar que Hollywood es territorio judío. Los magnates de la industria estadounidense del cine son en su mayoría de esa religión y es obvio que en un conflicto que Israel entable contra cualquier otro apoyarán al estado hebreo.

No es por ello de extrañar que la gente del cine de Estados Unidos, los colegas de estos que en España se hacen llamar “el mundo de la cultura”, salgan en apoyo a la ideología que defienden los que les pagan.

Cuestiones de ideario político a parte, parece que en Hollywood, al igual que en el resto del mundo libre, la opinión es que Hamas es una organización terrorista.

Es por ello que los actores y demás gentes del cine norteamericano han suscrito un comunicado en defensa de las víctimas de Hamas, tanto israelíes como palestinas y la guerra que sus acciones terroristas han obligado a Israel a emprender.

Hablo de los muertos en los lanzamientos de proyectiles, de las víctimas de los bombardeos, de los soldados israelitas caídos (no olvidemos que en Israel cada nacional es un soldado), de los niños que utilizan de escudo humano y del resto de víctimas de la matanza terrorista de Hamas y sus represalias de Israel.

Esto no es extraño, siempre que ha habido un conflicto los actores se han pronunciado en defensa de los intereses de su país y de sus aliados. Sin embargo ahora, en Hollywood, además de actores y gente del cine viven de la industria hay “gente de la cultura” que importados desde España disfrutan de las ventajas de moverse en los ambientes hollywoodienses pero se consideran mejores moralmente que los de allí.

Estos, Bardem y Penelope, no van a firmar contra unos terroristas como Hamas. ¿Porque iban a hacerlo? Ellos, que al ser “de la cultura” son más listos que los otros, saben que Hamas está defendiendo a los pobres palestinos de la invasión de Israel y saben que cuando nos muestran como agrupan niños junto a una pieza de artillería que está disparando contra el malvado Israel, como de hecho muestran los videos que circulan por internet al alcance de cualquiera, lo hacen por el bien de esos niños.

Los del mundo de la cultura no prestan su imagen contra Hamas, ellos defienden que Hamas ataque a la población civil de Israel, pues se trata de gente mala que se merece lo que les sucede.

Que incultos sois “gente de la cultura” que poco os molestáis en conocer y que pronto os posicionáis con lo vil y lo mezquino si creéis que con ello mejora vuestra imagen progre, y como de anchas tenéis las tragaderas para iros a vivir allí a Estados Unidos, la supuración de todo lo que decís odiar. Pero claro, la pasta siempre ha servido de grasa para hacer tragar al de izquierdas aquello que le repugnaba cuando era pobre y desconocido pero que ahora ha de comer si quiere ser alguien.

Solo espero que los incautos que os contrataron allí en Estados Unidos, hayan visto ahora que seguros de vuestra impunidad de famosetes de medio pelo, al lobo comunista que se esconde debajo de la piel de cordero oscarizado, y no os vuelvan a contratar allí ni de acomodadores.

¡Cierra España!

 

dessin personnel de Jp.negre

dessin personnel de Jp.negre (Photo credit: Wikipedia)

Los guerreros que pueblan hoy nuestro país no visten de ala ancha, capa larga y botas de cuero.  No van armados de pica, mosquete, arcabuz o espada. No libran una guerra contra el infiel, el flamenco, los piratas ingleses o los habitantes de territorios de Ultramar. Los guerreros de la España del siglo XXI no se parecen a los de antaño, pero existen.

Vestidos con su traje súper cuidado porque tiene que durar, con pantalón vaquero y camisa, o con un look de Zara pensadísimo después de cambiar siete veces de opinión y mirando mucho el precio, los guerreros de la España del siglo XXI pelean en otras guerras diferentes, pero pelean.

Sin picas, pero con la misma determinación que antaño hizo falta para mirar de frente, pica en ristre, a la caballería enemiga cargando contra el tercio de uno y no moverse sabiendo que uno podía morir pero que el grupo vencería. Sin arcabuz pero con la misma valentía que hacía falta para disparar y recargar una y otra vez, mientras veías a los demás caer a tu lado y sabiendo que quizás el próximo perdigón  llevaba tu nombre. Sin espada pero con la misma pericia que hizo falta para abordar un navío enemigo y, sabiéndose en territorio completamente hostil, desenvolverse con soltura, sin embargo y a pesar de las heridas recibidas ofrecer cara la vida y pagar con sangre la victoria.

Estos guerreros de la España de este siglo, han peleado y pelean en guerras muy distintas a las de antes. No se lucha en Ultramar, sino en territorio patrio, los guerreros de hoy día, son una tropa irregular formada por todos los españoles que cada mañana se levantan de la cama con la firme determinación  de empujar otro poquito para sacar adelante a sus familias, sus carreras, sus proyectos, sus empresas y en definitiva este país. Porque España es un Territorio, una Nación y un Pueblo, pero sobre todo es la vida de cada uno de los españoles que la habitan.

Ahora, cuando parece que se atisban pequeñísimos indicios de que lo peor se está acabando, estos fieros guerreros de start-up en plena crisis, de madrugón habiendo llegado a casa ayer a las tantas de la “ofi”, de pelea diaria contra el sistema burocrático y el fisco para conseguir sacar al menos lo justo del rendimiento del trabajo. Estoicos combatientes del atasco de una hora al volver a casa, porque a cuatro paniaguados les ha dado por montar la enésima “mani” y cortar dos o tres calles principales. Guerreros de sobremesa amargada por la noticia de corrupción política en el telediario de cada maldito día. Que luchan en un campo de batalla injustamente elegido por el periodista de turno, que con ánimo torticero y maquiavélica ansia por vender periódicos, decide pintar la realidad como mejor le conviene a él o al que le paga.

Guerreros que han visto con cara de impotencia como el dinero de sus impuestos era invertido sin miramientos en subvenciones a industrias ruinosas como el Cine Español, o con fines benéficos que en realidad ocultaban el lucro de algún amigo partido político o sindicato, o para sustentar a miles de inmigrantes que se han aprovechado de las bondades del sistema sin arrimar el hombro, o en personas jóvenes y sanas y en edad de trabajar que estafan al sistema a costa de aquellos “caídos en combate” que engrosan justamente las listas del paro y que sí quieren trabajar.

Guerreros que muchos son soldados y policías, que se juegan el pellejo día a día, fuera y dentro de España en guerras que se dice no son tales, y que son tratados con total falta de respeto por el Gobierno y muchos compatriotas, y que tienen que ver, junto con el resto de españoles, como engolados juristas de tribunales extranjeros ponen en la calle a asesinos y terroristas  que tanta sangre a costado encerrar. O que se ven obligados a soportar a sindicalistas de mariscada y barricada y a sus compinches de movimiento pacifista y adoquín en la recámara.

Todos estos guerreros que habitan la España del siglo XXI, ahora que se empiezan a apreciar indicios de una futura victoria tras la larga batalla, son los que de verdad lo han logrado. A pesar de gobiernos de mentira y brote verde, a pesar de presidentes de tibia respuesta y palabra laxa. Por encima del parásito independentista con su afilado colmillo de impúdico ánimo de lucro, que muerde con fuerza uno de los pilares básicos de España, la indisolubilidad del Territorio Nacional y lo quiere arrancar con vorazes sacudidas de exaltación de ánimos y con el veneno de la ingeniería histórica y social.

Guerreros que además de vencer lo han hecho con solemne e inquebrantable paciencia, lejos de revueltas y disturbios que sí han visto otros países.

Porque estos guerreros, no se parecerán en nada a los que antaño lucharon por España, pero sí que tienen una cosa en común con los antiguos. Y es que, como reza el himno de la Infantería Española <<noble y fiel infantería, que por saber morir supo vencer>> tanto los guerreros de antes como los que tenemos hoy luchando aquí, comparten la razón de su éxito, su capacidad de aguante infinita y su determinante forma de sobreponerse al sufrimiento en silencio y seguir adelante. Este es el secreto de que  España haya salido adelante y no otro.

Abierto

Abierto (Photo credit: millo alpha)

Gracias a todos los guerreros del trabajo diario y la constancia, gracias a los nuevos empresarios que os habéis lanzado a emprender a pesar de la que os estaba cayendo. Gracias a los que habéis ido día a día a vuestro puesto de “combate” a pesar de la precariedad de sueldos, o de el escaso rendimiento de los frutos de vuestro duro esfuerzo  que os dejaban a fin de mes los impuestos. Gracias a las familias que con su incomparable poder, han servido de sustento donde el Gobierno ha fallado, para mantener a los parados y mal pagados y cubrir las necesidades mínimas para vivir de sus miembros. Gracias a los dueños de las PYMES y pequeños negocios que no habéis dudado en abrir cada día y en mantener el pabellón alto y los puestos de trabajo operativos a pesar de los impagos de las tramposas Administraciones Públicas, a pesar de los banqueros de traje verde y sombrero de copa, que prestaron sin miramientos su oro al final del arco iris y se lucraron con el rendimiento de su grotesca inversión, para luego mediante artificios y hechizos a base de oscuras clausulas suelo, preferentes, fondos grieta, cola de rata y ojos de rana, transformar sus sonrisas de duendes de la felicidad en dentaduras amenazantes de ruina y expediente de regulación de empleo.

Gracias a todos y seguid peleando que hay mucho por hacer pero al final esta nación vencerá.

¡CIERRA ESPAÑA! -O en el siglo XXI, más bien ¡Abre España!-

A los papis del 25A Ocupa el Congreso

Queridos papás de anarquistas y rebeldes,

 

Esta noche, una serie de inadaptados y acabados sociales han decidido que la mejor forma de demostrar al mundo que existen es establecer un cerco a Las Cortes Generales, sede de la Soberanía del Pueblo Español.Eso, inevitablemente conlleva que el resto de españoles, de a pié disfrutaremos de imágenes de nenas y nenes con la boca rota, el ojo morado o la cabeza abierta.

 

¿No se os ocurrirá, queridos papis, salir indignados en los medios diciendo lo bárbaros que son los miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado por haber hecho daño a vuestros hijitos e hijitas?

 

Mirad que ya os lo estamos diciendo, y que luego os sienta muy mal cuando gente como yo contesta vuestra indignación con satisfacción por el buen hacer de la policía protegiendo la palabra del pueblo de las ideas fascistas de vuestros retoños.Papis y mamis, tenéis ahora una oportunidad inmejorable de coger a vuestro niño o niña, o niñato o niñata y mandarles esta tarde a la Biblioteca Nacional, que no les queda lejos del Parlamento, a leer algo de Historia de España que les sirva para entender que lo que están haciendo es grave, y que pueden salir mal parados. O si no queréis que lean, simplemente pegarles un bofetón o dos, de los vuestros, de los que no hacen sangre, y explicarles que salir a amenazar a todo un país no es cosa buena y que te pueden pegar de verdad. O si sois de esos que creen que con un hijo tonto se puede razonar, limitaros a encerrarles en el cuarto.

 

Pero no vengáis mañana con los lloros de anarko-papi sufridor, y de indignado de cóctel-molotov, porque los idiotas que vayan al Parlamento esta noche a liarla ¡NO NOS DAN PENA!

 

Fdo. El que dijo la otra vez, que a tu hija con la cabeza rota, lo que tendrías que darle es otro par de bofetonessegún llegó a casa y no consuelo en YouTube.

¿Independencia de Cataluña? Cuanto antes por favor

Los españoles deberíamos convocar un referéndum para darle la independencia a Cataluña.
Seguro que prosperaría, y el resultado sería algo así:

Cataluña se convertiría en un Estado independiente, como es hoy Túnez o Marruecos. No pertenecería a la Unión Europea, ya que, para ello, tendría que solicitar formalmente su adhesión y cumplir con los requisitos previos; esto podría durar años. Además, España tendría que dar el visto bueno para su entrada, y, podría oponerse durante más años todavía. Tendría su moneda propia que podría ser el “catalino”, por poner un ejemplo.

Estarían separados de España y de Francia por una frontera bien definida, controlada por Aduanas, o por los antiguos fielatos, donde tendrían que pagarnos los correspondientes aranceles.

Como no pertenecerían a la Unión Europea para conseguir cualquier mejora en sus relaciones con Europa tendrían que obtener el apoyo de España. Su moneda tendría un cambio flexible con el euro y probablemente se devaluaría con lo que, para evitar una inflación importada, tendrían que trabajar más que ahora, pagar más impuestos que ahora y ser más pobres que ahora.

Los españoles allí residentes tendríamos pocas diferencias con el trato discriminatorio que recibimos hoy. Al estar en un país extranjero tendríamos que educar a nuestros hijos, como ocurre hoy, en catalán. Y si quisiéramos montar negocios, como ocurre hoy, tendríamos que hacerlo en catalán, o sea, que para nosotros los españoles habría poca diferencia con lo que nos ocurre hoy. Pero su trato hacia nosotros mejoraría porque les aportaríamos nuestra divisa, los euros. Y siempre al cambio saldríamos ganando.

Para poder renovar su actual Carnet de Identidad español, los catalanes tendrían que demostrar que tienen una residencia fija en España y que pagan sus impuestos en España. Lo mismo les ocurriría con el Actual Carnet de conducir español, la tarjeta de la Seguridad Social , etc. Incluso les podríamos pedir Visado de entrada cuando quisieran hacer turismo en España.

Nosotros, el resto de los españoles, nos ahorraríamos todo el coste que hoy nos cuesta su Seguridad Social, sus pensiones, su paro, sus vacaciones, etc. Y lo mismo con lo que nos cuesta hoy mantener a los inmigrantes que ahora residen allí, que cada vez son más numerosos, sobre todo los que provienen de países árabes.

Todos los que tenemos el dinero en alguna entidad de allí, podríamos depositarlo en el Santander, o el BBVA o Caja Madrid, que al final revertiría en la empresas españolas; por no hablar de las participaciones que tiene las entidades financieras catalanas en las principales Compañías españolas, habría que obligarlas a devolver las acciones ya que, al no pertenecer a Europa, el gobierno español podría “nacionalizar” las mismas.

Nos ahorraríamos todo lo que hoy nos cuesta la cantidad de Diputados y Senadores catalanes que nos desprecian. Sus viajes en primera a Madrid, sus estancias en hoteles de lujo, sus dietas, sus vacaciones, sus sueldos millonarios de por vida, sus guardaespaldas, sus comilonas, etc. Y serían sustituidos por Diputados y Senadores españoles que trabajarían por España. Nos ahorraríamos los traductores que ellos nos exigen, cuando solo por buena educación deberían hablar en español, idioma en el que todos nos entendemos. También ahorraríamos en las “embajadas” que tienen por todo el mundo. Dejaríamos de pagar a los Mozos de Escuadra que, por si no lo sabes, no los paga la Generalidad , sino el Ministerio del Interior, como a los Policías y a los Guardias Civiles, sólo que les paga más.

Los ríos que nacen en España y luego entran en Cataluña podrían ser desviados para regar zonas secas de España, y no como ocurre ahora que hay que pedirles permiso para hacerlo así y que siempre lo deniegan. Además podríamos construir un buen pantano en el Ebro en la provincia de Zaragoza y convertir en regadío el desierto de los Monegros.

El cava se lo pueden meter por el culo, ya que tendrían que pagar impuestos a la exportación, y no olvidar que el 80% del cava catalán se vende en el resto de España. Nosotros no tendríamos inconveniente en tomar champán francés (que con los impuestos saldría por el estilo de precio) o la buena sidra asturiana , que fresquita está de muerte, y los asturianos son unos chicos muy majos que se sienten orgullosos de haber iniciado la reconquista desde Covadonga.

Si necesitaran dinero para hacer carreteras, para ampliar sus puertos y sus aeropuertos lo podrían pedir prestado a España, claro que, pagándonos los correspondientes intereses y gastos. Podrían tener su selección de fútbol, y el Barca jugaría la liga con el Nastic, el Reus y el Sabadell, así generaría buenos ingresos para futuros fichajes. Además, ganaría siempre la liga, ya que no tendría rival. Lógicamente Messi, Pujol, Busquets, Xavi, Iniesta, Valdés, Pedrito, Alves, etc. buscarían equipos más competitivos en España o Italia, pero esto, a los catalanes de pro, no les importaría mucho, lo importante sería “sus señas de identidad”.

Pero por encima de todo, los españoles, nos liberaríamos de una buena cantidad de gente que nos desprecia, de políticos que solo piensan en su tierra, y de un montón de gente que nos usa según lo que les conviene y que muchas veces lo hacen con el dinero de los impuestos que pagamos el resto de los españoles.

Será divertido verles allí macerándose en catalanismo. Y cómo, mirándose unos a otros, descubrirán con asombro lo pequeños que son al no pertenecer a España.

Cataluña tendría entonces la dimensión que le corresponde. La de un País de paletos provincianos.